martes, 3 de enero de 2012

PORQUE NOS ALEJAMOS DE DIOS?



POR QUE NOS ALEJAMOS DE DIOS?

Esto no es más que un engaño de Satanás, al hacernos creer que nosotros nos alejamos de Dios. Esto es algo imposible, para todo aquel que cree en la existencia de un Dios. Basta con reconocer la omnipresencia de Dios para darnos cuenta de que esto no es posible. El es comparable a esa sombra que va pegada a ti cuando caminas en una tarde de sol. Será que la puedes evitar? No, cierto? Como evitar entonces la presencia de Dios en nuestras vidas? Por solo naturaleza eso es imposible, el, es ese fiel e inclaudicable guardián que está allí presente en todo momento.

Otra cosa es, como manejas tu relación con Dios. Que tan cerca de él estas, que tan cerca de ti le permites estar. Nos sentimos, pero no estamos alejados de Dios. Es solo que cuando depositamos nuestra fe en él y nuestras esperanzas, nos creamos unas expectativas que a veces no se dan y otras tantas no llegan, entonces entran en juego una serie de sentimientos y de ideas que nos hacen pensar que Dios no nos quiere, que Dios no nos escucha, que Dios nos ha dado la espalda, que no merecemos sus bendiciones etc. Etc.

Por otra parte, cuando nos interesamos en arrimarnos a ese Dios para dejarnos instruir, para dejarnos enseñar, viene la confrontación y la exhortación, cosa que él hace con amor pero con mucha templanza, entonces unos se sienten molestos y no están dispuestos a cambiar su estilo de vida, cualquiera que sea, pero que no está alineado con las cosas que Dios plantea. (Cual es tu estilo de vida?). También están los que con algo de conciencia reconocen que andan bien mal y los embarga un sentimiento de condenación, de inmoralidad, que no se creen merecedores de buscar a ese Dios. Se sienten condenados, indignos y no merecedores ni siquiera de arrimarse a ese Dios. Tremenda mentira de Satanás y lo peor es que le creemos muchas veces más a ese mismo diablo que a Dios.

Pero quien dijo que en Dios hay condenación? Quien dijo que en Dios hay juicio? No señores, no nos dejemos meter cuento, hoy en Dios solo encuentras amor y enseñanza, que eso venga acompañado de un trato de carácter, de ser disciplinados, de ser reargüidos, exhortados, y todas estas cosas hacen parte del amor de Dios. O será que si tú tienes un hijo al cual ves que va por un mal camino, no harías cosas semejantes a las que Dios hace con nosotros? y lo que harias con tu hijo, acaso no lo harias por amor? aun la disciplina?

No estás alejado de Dios, quizás estés distraído, quizás estés muy entretenido con algo o alguien que no te está permitiendo andar de una mejor manera con Dios. Reflexiona y piensa si ese algo o ese alguien, o quizás esa circunstancia, merecen que tengas algo olvidado a Dios y de sus cosas, será que vale la pena? El juicio y la condenación son para después, para el final para el día del juicio, pero si debes de vivir con la certeza de que tu comunión con Dios está al orden del día, para el día de tu llamado. Mil y mil bendiciones.

 SALMO: 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,
Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
1:2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.
1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada